juanitorisuelorente -

viernes, 19 de enero de 2018

UNA... y otra vez

(Imagen de la red)
























UNA...

-En la línea
caminan los ojos,
vacíos de un tiempo
de olores y pechos, temblando
al reflejo de la luna
en los labios, dejando
a tu nombre caer de sus manos-



y otra vez.

miércoles, 17 de enero de 2018

CINCO DE ABRIL (Décimas)

(Imagen de la red)
















1/
Con las flores de otro mundo
hubo abril en mi ventana
y un ayer de porcelana
de un otoño vagabundo.
Un paisaje a lo profundo
que enmudece a la amargura
y en la sombra la sutura
con su azul de terciopelo
y sus pétalos de cielo
sin un verso de locura.
2//
Era abril, y florecía
en los fríos del presente,
su sol cortejó a la mente
con besar el día a día.
Enmarcaba la osadía
por inviernos solitarios
contra sueños lapidarios
con destino a lo sombrío,
en su voz el poderío,
la sed de mundos contrarios.
3///
Son las cosas de la muerte
cuando yergue su misterio,
por sentir en cautiverio
lo que siempre creyó fuerte.
Llegó el alma que lo invierte
si es un tiempo que deshace
a tanto que, exiguo, yace
suspirando a su quimera,
mares u otra primavera
que a toda quietud abrace.
4////
Nace al mundo de la rosa,
a lo verde de la tierra,
lo que nunca vio la guerra
de sentir, tan belicosa.
No es la sangre caprichosa
haciendo olas de colores
ni el ahogarse en los temblores
del amor en sacrificio,
por ser abril de otro inicio
en el seno de las flores.
5/////
Era abril de pelo cano,
siempre niño ante el espejo,
al que yo llamaba viejo
por pasar invierno en mano.
A risueño no le gano
aunque ría con mi nombre,
porque entre el cielo que escombre
hay un bosque protegido,
estoy muerto, no vencido,

si nací abril de otro hombre.

miércoles, 10 de enero de 2018

LAS HOJAS

(Imagen de la red)




















La catarata inmortal

del río de nuestros pasos

vuela ciega hacia lo hondo

cuando son de ti mis labios.

Todo vino de los ojos

que renacían a diario,

la voz que los germinaba

sobre piedras y barrancos,

con el tiempo en su caudal

dejando de ser humano,

si las horas se nos pasan

sin haberlas comenzado.

Todo vino de sentir

en las ondas de los charcos

un rumor de caracola

al rozarse nuestras manos,

porque era parte del mar

hasta la sed de mirarnos

y rozaba el infinito

el vagar por los tejados,

aunque azotase el desierto

con su corazón de barro,

se debía ser de azul

con las miradas en blanco.

Todo cambió tras la noche

que versó como milagro,

con el poder del silencio

por los precoces presagios,

como infancia que se expande

ya sin poder evitarlo,

a desnudar al destino

y sus temblores extraños,

porque aunque mucho se oponga

el corazón es el amo.

Traen días su locura,

otros no tienen pasado,

bajo la débil coraza

están abiertos los brazos,

la sangre no tiene miedo

y sí la sombra del árbol,

cada día son del aire

las hojas que van pasando.




martes, 9 de enero de 2018

CEGUERA

(Imagen de la red)
















Se agiganta la llama
de ese cuerpo desnudo,
donde el ardor
guarda algún paraíso
bajo el hielo



                         -dejando atrás
                          en el tiempo quemado
                          la ceguera, la ceniza
                          en los vapores del agua,
                          tanto en constante destrucción
                          y alguna estrella-

por seguir con vida.

jueves, 4 de enero de 2018

8.- ELEGÍA A UNA MUERTE PREMATURA

(Imagen de la red)
















Olvidadas de sí mismas se mueren

cuando suelen rendir cuentas al odio

y pisan sin piedad a las que quieren.



Son vidas que estuvieron en el podio

y delegaron mal la voz de mando

por ser perrito como ángel custodio.



Puebla la humillación el mundo blando

y contigo su ardid se multiplica

porque te has vuelto obrero de su bando.



Y tu triste memoria solo indica

que incluso el pensamiento te devora

y su infausto medrar te sacrifica.



Aquella vez cediste en mala hora

y nunca más erguiste la cabeza

quedando como un bulto que decora.



Y siempre fuiste un hombre de una pieza,

trabajador, cercano, cariñoso,

para mí un gran ejemplo de nobleza.



Muchos años de afecto tan copioso

que en la sangre nacieron otros brotes,

un tesoro invisible majestuoso.



Mas despliegan las alas sus azotes

y nuestros rostros van abriendo abismos

hasta verlos sangrar entre barrotes.



Cuando el odio activó sus mecanismos

construyó una pared tras tu atadura

que originó el más cruel de los mutismos.



¿Qué sinsentido asaltó a un alma pura

para que viva ciega de su mano?

¿Qué fin busca en su muerte prematura?



La sangre en la razón insiste en vano

porque lo más cercano está muy lejos,

en la coraza asoma el pelo cano

y no estamos ya para odios ni espejos.




miércoles, 27 de diciembre de 2017

ELEGÍA AL MONSTRUO DE DOS CABEZAS

(Imagen de la red)
























El pasado guardaba nuestras cosas

en un corazón bajo siete llaves

a salvo de las lunas y las rosas.



La vida ya quemó todas sus naves

quedando indiferente al otro lado

su luz tenue en instantes siempre claves.



Poco a la eternidad muy bien parado

si te fuiste quedando en mis espejos

para ver más fugaz mi sueño alado.



Ciegas fueron quedando en los reflejos

las sangres por las puertas que les cierra

nuestra voz imprecisa desde lejos,



si el silencio en penumbra las soterra

y quedan con los gestos a su suerte

como extrañas dispuestas a la guerra.



No quedaron mañanas tras la muerte,

lagrimas más allá de la agonía,

ni ecos por los abismos de quererte.



¿Qué no escuchó la voz que nos decía:

bebed a vuestro frío con ternura?

¿Qué hambre nos escondió lo que sentía?



Tuvo que recorrer el alma oscura

para frenar en blanco su declive

la razón, rebelando a la cordura,



e ir desnudando al niño que nos vive,

ajeno a tanto gris de nuestra historia,

tan solo al horizonte azul proclive.



Tuvo que arder al fin en la memoria

el ínfimo universo entretejido

a toda discrepancia exculpatoria,



si en su gloria primaba lo reñido

y sacar el primero la cabeza

añadiendo otra cruz para el olvido.



En la llama resiste la tibieza,

mas hay un aire nuevo a su cuidado

como muestra de henchida fortaleza

brillando sin rencor en lo pasado.





viernes, 22 de diciembre de 2017

ELEGÍA A LA SANGRE

(Imagen de la red)

















Pueblan el mar las voces que se pierden,

quedan del corazón a la deriva

si al alma de la sangre solo muerden.



Y no guardan rencor ni sed cautiva

si ser huella es apenas irrisoria

porque el daño es mayor cuando se aviva.



Sin embargo son carne de memoria

como absurdo sentir por uno mismo

que asola sin pudor años de gloria.



Di, ¿qué ha quedado en pie tras el abismo?,

¿acaso se merece esta condena

esta muestra falaz de tu egoísmo?



Triste alumbra la sed que lo cercena

si así sació los ojos del instante

y al fin no mereció nada la pena.



¿Sabes?, ser lleva el rostro por delante,

que no es nadie adalid de lo perfecto

y asumir un error es lo importante,



que en la vida ni Dios camina recto,

los sueños son encuentros con las hadas

y a todos falla el rol de lo intelecto.



Ahora están a muerte condenadas

las vidas que a tu culpa corresponden

y algunas ya te afilan sus espadas.



A veces soy del sol donde se esconden

nuestras viejas miradas al futuro

que ni niños de nuevo nos responden.



Y a pesar del desastre te aseguro

que quisiera borrar ríos de años,

sentir el interior como antes, puro.



Y soñar que renazcan los redaños

e igualen nuestra sangre solo un poco,

no vuelvan por destinos tan extraños.



Pero sueños al fin son los que evoco

que el viento no es puntal de tu relente

si nunca resoplar te volvió loco.



Son extraños los hilos a tu mente,

tu silencio se vuelve arrabalero

si viste como un mártir indigente.



Por eso aunque apagar es lo que quiero

tú aún sigues al ascua de la ruina

para salir con arte a lo torero


como un testigo fiel a su doctrina.